Tirar los penaltis es cuestión de cabeza

Tirar los penaltis es cuestión de cabeza

El fútbol es un ejercicio de intuición, inteligencia y habilidades . No es un juego estático sino un arte dinámico que implica una serie de movimientos físicos y decisiones cerebrales que confluyen en un mismo instante, ya que incluso una fracción de segundo puede ser decisiva, ya que la velocidad es un factor básico. Está claro que en la base hay un trabajo importante en términos de entrenamiento físico para que el jugador pueda soportar el esfuerzo durante los 90 minutos de juego , sin mencionar los programas de pretemporada hechos a propósito para el largo período por venir.

pero en los momentos más cruciales de un partido, cuando el éxito y el resultado del equipo y de toda una temporada dependen, el factor cerebro es mucho más importante que el físico. Eso sucede porque cuando se trata de tomar una decisión importante que involucra al cuerpo, tener una mente limpia y decidida y mantener la sangre fría es esencial para tomar el camino correcto.

El ejemplo más claro de la importancia del factor psicológico en el fútbol es el de los penales , especialmente en el caso de rondas de penalizaciones máximas que deciden la asignación de un trofeo importante, como la Liga de Campeones o un campeonato mundial de selecciones. Los penaltis no son una lotería, pero el éxito se debe a la estabilidad psicológica de los que les disparan.

A nivel estadístico, hay una serie de variables y condiciones que favorecen a un equipo sobre el otro . El profesor Ignacio Palacios-Huerta , de la London School of Economics, ha realizado un análisis muy cuidadoso de no menos de 1.343 penalizaciones en 129 rondas y la primera conclusión es que en el 60,5% de los casos termina ganando la que comienza a disparar. Esto puede ser, pensando pronto en un barco, en primer lugar, porque quien dispara primero y lo hace bien presiona al oponente y, de alguna manera, está forzando al otro a hacerlo bien para entrar en una situación de ventaja psicológica, aunque sea efímera y no del todo concreta.

Otras estadísticas muestran varias tendencias: la más importante es la que confirma que el golpe más exitoso , es decir, el que se produce el 92% del tiempo, es el que permite ganar la ronda. En este caso, el pateador muestra sangre fría y una importante capacidad de precisión, ya que la presión suele ser enorme en esta situación. Por otro lado, el fracaso es más frecuente cuando se lanza el tiro penal, lo que provoca la pérdida del lanzamiento, es decir, cuando el balón pesa mucho y la responsabilidad más o menos directa de la suerte del equipo está en el pie de un solo jugador.

En resumen, es evidente que el éxito de un futbolista pasa en primer lugar por su integridad psicológica , el primer paso para tener éxito con los pies en momentos complicados.

¿Te ha parecido curioso? ¡COMPÁRTELO!

Cerrar menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies