Los efectos fatales que esconden algunos medicamentos para la acidez estomacal

Los efectos fatales que esconden algunos medicamentos para la acidez estomacal

Millones de personas en todo el mundo usan estas drogas, pero consumirlas continuamente puede causar problemas renales graves , revela una investigación reciente cuyos resultados fueron publicados en el Journal of the American Society of Nephrology .

Inhibidores de la bomba de protones (PPI)

En las farmacias, a menudo se les llama lanzoprazol, pantoprazol, omeprazol, esomeprazol o nexium , y son medicamentos clasificados como inhibidores de la bomba de protones o IBP . Estos tipos de medicamentos se utilizan comúnmente para el tratamiento de las úlceras gastroduodenales y el reflujo.

En varios países de América Latina y otras regiones se pueden comprar sin fórmula y a menudo se prescriben como protectores gástricos para uso diario para aliviar la acidez estomacal. Estos IBP inhiben la secreción de ácido gástrico al bloquear un sistema enzimático llamado bomba de protones en las células del revestimiento del estómago.

Deben diferenciarse de otros tipos de fármacos como cinitapride , también utilizado para combatir el reflujo y conocido en el ámbito clínico como antagonistas de los receptores H2 o bloqueadores H2 . Estos utilizan un mecanismo diferente y menos agresivo explicado en detalle en el artículo cinitaprida para servir, que también indica su dosis adecuada, efectos adversos, contraindicaciones, etc.

En la investigación, científicos estadounidenses analizaron datos de más de 170,000 personas que usaron IBP durante al menos 5 años y encontraron que el riesgo de estos pacientes de desarrollar enfermedad renal crónica era 28% mayor y el de sufrir un 96% de insuficiencia renal .

El grupo de comparación para estos resultados fue de unos 20,000 pacientes que habían usado bloqueadores H2, el otro tipo de medicamento para tratar la acidez estomacal, durante el mismo período.

No prolongar su uso

El informe de esta investigación aclara lo importante que es limitar el uso de inhibidores de la bomba de protones ,€, advirtió Ziyad Al-Aly del Sistema de Salud de Saint Louis en Missouri, Estados Unidos.Deberían usarse sólo cuando sea médicamente necesario y por el menor tiempo posible€, dijo.

Muchas personas comienzan a tomar estos medicamentos debido a un problema específico y lo siguen haciendo durante más tiempo del necesario.

IBP y demencia

Las náuseas, el dolor abdominal y el dolor de cabeza, entre otros , los posibles efectos secundarios , también se han atribuido al uso de inhibidores de la bomba de protones. Pero estos medicamentos también se han relacionado con otras consecuencias más serias además de la enfermedad renal.

Las personas que usan regularmente medicamentos IBP tienen un riesgo de demencia hasta un 44% más alto que los que no usan este tipo de medicamento, según un estudio realizado por investigadores alemanes. Sin embargo, este estudio indica una asociación pero no establece una relación causal entre el uso de los IBP y la demencia.

La dosis

En investigaciones anteriores realizadas sobre los efectos sobre la función renal , se estableció que la dosis juega un papel determinante.

El riesgo de desarrollar enfermedad renal crónica aumenta entre un 20% y un 50% en aquellos que toman IBP. Pero el riesgo es 15% más alto entre los que toman el medicamento una vez al día y 46% más alto entre los que lo toman dos veces al día, según una investigación del epidemiólogo Morgan Grams de la Facultad de medicina Bloomberg de la Universidad John Hopkins en Maryland, EE. UU.

Se estima que sólo en los Estados Unidos, el uso de estos medicamentos se prescribe a un estimado de 15 millones de personas cada año.

¿Te ha parecido curioso? ¡COMPÁRTELO!

Cerrar menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies