La oportunidad perfecta para cambiar la historia de Colombia

La oportunidad perfecta para cambiar la historia de Colombia

Ariel ívila, hace unos días, presentó una columna en la Revista Semana donde recordó lo sucedido en el país en medio de la desmovilización de las autodefensas mientras Marta Lucía Ramírez era ministra de Defensa, señalando que quería obstaculizar el proceso de paz en busca de no investigar sus omisiones en esos años. Un artículo que recuerda a los colombianos el círculo vicioso en el que se ha encontrado la política del país en las últimas décadas, donde siempre se encuentran los mismos nombres pero en posiciones diferentes; un error del que la población es la primera culpable.

Entendido lo anterior, es necesario analizar la posibilidad de poner fin a este círculo vicioso desde el estudio de los actuales líderes políticos, comenzando por el Presidente Juan Manuel Santos, quien ha optado por continuar con sus ideas expresadas al inicio de cada mandato a pesar de seguir incrementando su imagen desfavorable en Colombia, pero es un hombre que aparentemente no seguirá involucrado en la política tanto como su predecesor.

Por otro lado, en las próximas elecciones Santos no tiene un candidato que siga su línea política; la unidad nacional ha sido cada día más reciente debido a las continuas disputas dentro de cada partido, el ejemplo de esto se ha visto reflejado en la controvertida vía rápida. De igual manera, el partido de la U está tan dividido que ha surgido información que indica un posible deseo de liquidar al partido de la reforma que se debatirá para aprobar el transfuguismo político sin sanciones; información que ha sido negada por Roy Barreras y Armando Benedetti.

Sus dos candidatos fueron Vargas Lleras y Juan Carlos Pinzón, que por poco tiempo dejaron de formar parte del gobierno, comenzaron su populismo criticando duramente las políticas implementadas por el Presidente; es decir, aquí hay dos candidatos que no tienen ideales fijos sino que cambian por conveniencia y la población debe descartarlos, especialmente Vargas Lleras, quien es miembro de un partido político que ha estado más en el centro de atención por sus escándalos de corrupción y juicios penales que por traer algo bueno al país.

El otro líder político que se aferra al poder y no tiene la intención de dejarlo porque ya está al frente de las listas del Centro Democrático para el Senado, es el ex presidente Álvaro Uribe Vélez, quien es el ejemplo perfecto de la continuación del círculo vicioso del que hablamos al principio cuando su vida en la política viene de los años 90, quien, al igual que Marta Lucía, se opone a los acuerdos con las FARC, para que los soldados investigados no hablen de todas las ejecuciones extrajudiciales o de falsos positivos mal identificados, a los que la Corte Penal Internacional ya está apuntando.

Cualquier candidato de Centro Democrático aliado con un senador como ílvaro Uribe no es lo que el país necesita en este momento y sería para continuar con la polarización política actual. Otro líder que no ha querido mantenerse al margen de la política a pesar de todos los errores de su mandato es el ex presidente Andrés Pastrana, quien trató de criticar el acuerdo de paz con las FARC que Santos pudo lograr, pero que su incompetencia no le permitió lograrlo en su momento; esto junto con su alianza con la que también se opuso en su mandato, Álvaro Uribe; demuestran que un candidato que salió de esta alianza debe ser olvidado por la población colombiana.

Gustavo Petro es uno de los que tiene la mejor imagen de toda Colombia excepto Bogotá, producto de su muy controvertido gobierno en esa capital, pero fue uno de los pocos que se opuso a ese Congreso que estuvo marcado por las continuas investigaciones de congresistas relacionados con la narcoparapolítica; es un nombre que aunque ha sido permanente en los últimos años de la política, siempre se ha caracterizado por ejercer la oposición con pruebas reales.

En cuanto a la posible alianza Ni-Nis€ entre Sergio Fajardo, Claudia López (en caso de que gane el voto en el partido verde) y Jorge Robledo, Fajardo es un candidato que se ha caracterizado por no haberse mantenido activamente en la política colombiana, fue gobernador de Antioquia, alcalde de Medellín y juzgó la vicepresidencia con Antanas Mokus, y puede ser una opción viable; Robledo siempre ha formado parte del Congreso de la República en los últimos años, ejerciendo la oposición con pruebas clave en diversos procesos judiciales e investigaciones.

Claudia López es nueva en el Congreso y ha hecho una excelente oposición, que ve reflejadas las mismas ideas que la llevaron a formar parte del movimiento del séptimo escrutinio que culminó con la promulgación de la Constitución Política de 1991; por lo tanto, es una coalición que si lograba unir fuerzas de manera permanente rompería definitivamente con el círculo vicioso.

Clara López es una candidata que ha sido influenciada por la conveniencia, un ejemplo de esto fue dejar de hacer oposición para formar parte del gobierno que criticó, por otro lado, Alejandro Ordoñez utilizó la Procuraduría como su ímpetu para la campaña a partir de la investigación de posibles opositores, así como el uso de dogmas cristianos y de terceros afectados por la ley de las víctimas como su arma principal para la campaña.

Queda por ver quiénes serán los candidatos del partido político de los ex miembros de las FARC. Aunque les será muy difícil salir victoriosos, es posible que tengan un alto porcentaje de esa población que no fue afectada y que por el contrario fue ayudada por sus sistemas de justicia, y las familias de todos los guerrilleros desmovilizados se unirán a ellos. El debate está abierto, ahora les toca a ustedes analizar.

FredySocarras

¿Te ha parecido curioso? ¡COMPÁRTELO!

Cerrar menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies