La curiosa historia que explica por qué los huracanes llevan nombres de personas

La curiosa historia que explica por qué los huracanes llevan nombres de personas

Harvey, Irma Katia, José ¦ ¿Por qué los ciclones y huracanes llevan los nombres de las personas y quién determina cómo los llamaremos? Este número se remonta a más de un siglo atrás.

Cada año, los que trabajan en la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) deben elegir las 21 opciones de nombres anuales que van a proponer , teniendo en cuenta diferentes parámetros tales como si el nombre es corto y fácil de recordar o si representa alguna región relevante, entre otros.

El nombre de las tormentas

Para hacer las cosas más complejas, el término ciclón tropical€ abarca ciclones, huracanes y tifones. De hecho, todos son el mismo tipo de tormenta, pero reciben diferentes nombres dependiendo de la cuenca oceánica donde se forman.

La verdad es que la nominación de las tormentas tropicales, un tema controlado durante años por los meteorólogos occidentales, ha sido causa de discordia durante los últimos 150 años. Por qué? Debido a que tintes de racismo y sexismo han manchado las elecciones de estos nombres, incluso han influido en la venganza y las preferencias personales. Ciertamente ha llevado mucho tiempo lograr un sistema unificado que tenga en cuenta la democracia actual y la representación regional.

Vista satelital de un huracán

Hoy, dependiendo de dónde vivas, has oído hablar de Mitch o Katrina, Ioke o Hudhud, pero si te remontas 100 años atrás en los libros de meteorología, notarás que los sistemas de tormentas fueron llamados con nombres como Hannibal o Xerxes (antiguos comandantes), Deakin o Drake (políticos australianos) y Mahina o Elina (bella tahitiana).

Durante este último siglo y medio, también se han tomado prestados los nombres de santos y lugares, de novias y esposas, o de algunas celebridades. Durante algunos años, hasta los cambios introducidos en los años ochenta, se utilizaron los nombres de las mujeres.

Nombres de Wragge y de mujeres

La tradición de usar nombres para describir estos fenómenos naturales fue iniciada por el meteorólogo británico Clement Wragge en 1887, quien un día decidió tomar prestados nombres de la mitología griega y romana, y luego dio la bienvenida a nombres de mujeres de las Islas del Pacífico debido al impacto que su belleza tuvo en ella. Así, muchas de las tormentas tropicales y huracanes que azotaron el Pacífico Sur en la década de 1890 y principios de 1900 terminaron siendo identificados con nombres femeninos.

Más tarde, los proyectos de Wragge encontraron a varias figuras públicas como adversarios. ¿Su argumento? El meteorólogo llamó a las tormentas de manera que la gente las asociara con la llegada de un ciclón o un huracán. En 1922, con la muerte de Wragge, el uso de su sistema también murió. A partir de ese momento los fenómenos fueron nombrados por su ubicación o por las regiones que golpearon (Hurricane New England, por ejemplo).

Clement Wragge. Wikimedia Commons

Después de unos años, durante la Segunda Guerra Mundial, la práctica de Wragge regresa al escenario con meteorólogos de la Marina y de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos nombrando tormentas tropicales en honor a sus novias y esposas. La Oficina Nacional de Meteorología introdujo una lista desordenada y ordenada fonéticamente en 1945. La organización del gobierno de los Estados Unidos adoptó en 1954 la tradición de casi 100 años de nombrar a las tormentas como mujeres, una práctica a la que se unieron Nueva Zelanda y Australia.

Por cierto, según una investigación de 2014, los huracanes con nombres de mujeres son percibidos como una amenaza menor que aquellos con nombres masculinos. Sin embargo, los huracanes de nombre femenino causan significativamente más muertes, aparentemente porque conducen a menos riesgos percibidos y por lo tanto menos prevención.

Nuevos cambios

Tras la fuerte presión de las activistas femeninas, en 1979 el Servicio Meteorológico Nacional y la Asociación Meteorológica Mundial (OMM) comenzaron finalmente a establecer una división entre los nombres de hombres y mujeres.

Ardrossan, Escocia.

Luego hicieron otra modificación. Cambiaron las listas según las regiones para representar mejor las lenguas y las poblaciones. Por ejemplo, los nombres en inglés e hispano se obtuvieron de la cuenca del Atlántico, mientras que la mayoría de los nombres hispanos representaban la cuenca del Pacífico Oriental, ya que estas tormentas tendrán un mayor impacto en México y América Central, y casi ninguna en los Estados Unidos.

Un comité internacional de la Organización Meteorológica Mundial ha elaborado una lista de nombres de huracanes que se presentará en un plazo de seis años.

La lista es rotativa, en la que aparecen 21 nombres propios cada año (uno por cada letra del alfabeto), que se repiten a partir del séptimo año. Aunque algunas letras como Q, U, X, Y y Z se omiten, ya que pocos nombres comienzan con ellas.

¿Te ha parecido curioso? ¡COMPÁRTELO!

Cerrar menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies