¿Eres buen empleado? Conoce los 10 peores hábitos en el trabajo

¿Eres buen empleado? Conoce los 10 peores hábitos en el trabajo

Sin duda, el Chavo de ocho es uno de los programas más populares en México y América Latina, un sencillo programa de humor que mostraba la vida de los habitantes de un barrio donde cada uno tenía una personalidad diferente, por lo que era fácil identificarse con uno de ellos.

Pero ¿Qué pensarías si te dijera que el Niño de 8 años puede enseñarte algunas lecciones sobre el dinero? Bueno, así es, la mayoría de los mensajes que mostraron en sus capítulos fueron humildad, amistad y compasión, aunque en algunos de los episodios hubo mensajes muy importantes sobre el dinero.

Es por eso que les dejamos algunas lecciones sobre las finanzas que este programa está tratando de darles.

El dinero no es igual a la felicidad

Probablemente el mensaje más claro de la lista.
El programa le mostró al personaje principal cómo un niño pobre que vivía en un barril en el patio del barrio no tenía nada que comer pero siempre con una sonrisa en la cara , siempre disfrutando de los pequeños placeres de la vida como jugar, reír, sonreír y compartir lo poco que tenía.

Gastar dinero en lo que te hace feliz

Como dijimos, el niño no tenía nada, ni siquiera para comer, por eso cuando tenía un poco de dinero siempre lo gastaba en un pastel de jamón o en algo que le diera un momento de felicidad.

Nunca deje de ser honesto

El ejemplo más claro de ello es Don Ramón, ya que siempre trató con respeto a Lord Barriga y viceversa. Además, siempre estaba buscando una manera de conseguir algo de dinero para pagar los meses de alquiler que debía.
Así que no importa en qué situación económica te encuentres, siempre sé honesto.

Sólo sobrevives si te adaptas

Los personajes más astutos sabían salvarse de todo lo que pasaba y, sobre todo, aprovechar todas las situaciones.
Esta era una de las habilidades que sólo algunos de los personajes del programa tenían y era la que mejor se adaptaba a ellos.

Creatividad para ganar dinero

Siempre trate de encontrar alguna fuente de ingresos, como el niño o Don Ramón a quien no le importaba en qué situación se encontraba, nunca se quedó sin ideas , a pesar de que las ideas anteriores habían fallado.

Cargo por todo el trabajo

Nunca olvides que todo el trabajo vale la pena , por muy simple que sea.
El niño siempre se las arreglaba para hacer tareas tediosas pero siempre a cambio de algo, ya sea a cambio de un pastel o jugando con la pelota por un tiempo.

¿Te ha parecido curioso? ¡COMPÁRTELO!

Cerrar menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies