El impensado beneficio de morderse las uñas y chuparse los dedos en la niñez

El impensado beneficio de morderse las uñas y chuparse los dedos en la niñez

Aunque los especialistas no recomiendan estas prácticas, pueden tener algunos beneficios, los niños que se muerden las uñas o se chupan los dedos tienen una ventaja que hasta ahora era desconocida, son menos propensos a tener alergias cuando crecen, o al menos eso es lo que un estudio que duró años mostró.

La explicación se encuentra en hipótesis de higiene que dice que la exposición temprana a virus y bacterias fortalece el sistema inmunológico. Aunque estas prácticas no protegen contra enfermedades como la rinitis alérgica y el asma.

Sin embargo, los mismos científicos que participaron en el estudio no recomiendan animar a los niños a seguir haciéndolo. Aunque no recomendamos fomentar este tipo de hábito, parece tener un lado positivo admitió Malcolm Sears, de la Universidad McMaster.

Sensibilización atópica

Centrándose en el estudio, el objetivo era determinar si estos hábitos tenían algún beneficio para los bebés y niños que los practicaban. Los científicos determinaron que la exposición constante a virus y bacterias ayuda a entrenar su sistema inmunológico, en lo que se conoce como sensibilización atrópica.

La University of Otago en Dunedin analizó a poco más de mil niños de 5, 7, 9 y 11 años. Cuando cumplieron 13 y 32 años, se les hicieron pruebas para detectar alergias, por lo que encontraron que los participantes que solían comerse las uñas o chuparse los dedos tenían un tercio de probabilidades de ser alérgicos a los ácaros del polvo o a la piel de los gatos, perros o caballos, en comparación con los que no lo eran.

Aunque esa no es la única investigación que apoya esta teoría. Otros estudios han determinado que tener mascotas en casa, hermanos mayores o vivir en una granja ayuda a los niños a desarrollar un sistema inmunológico fuerte . La ventaja de este último es que no tienes que poner los dedos en la boca.

Efectos negativos

La United States Dental Association ha demostrado que la fuerza necesaria para chupar los dedos puede causar daños casi permanentes al modificar la forma de la boca y la posición de los dientes frontales permanentes. En casos muy graves causa deformación del paladar, trastornos de la deglución y puede deformar las callosidades del dedo. También advierte del riesgo de desarrollar problemas de lamándula cuando la actividad de morderse las uñas o chuparse los dedos se extiende más allá de los dos años de edad.

Incluso hay estudios que relacionan problemas de lenguaje con estos hábitos, y en la edad adulta las bacterias en las uñas pueden causar infecciones severas en el tracto digestivo y la garganta.

Como podemos ver, hay más desventajas de chuparse los dedos y morderse las uñas y aunque estos hábitos pueden generar algunos beneficios, no es recomendable mantenerlos a una edad adulta.

¿Te ha parecido curioso? ¡COMPÁRTELO!

Cerrar menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies