El efecto Wallenda, en la toma de decisiones [Coaching]

El efecto Wallenda, en la toma de decisiones [Coaching]

Quién era Wallenda

El efecto Wallenda, la toma de decisiones llamada así por los investigadores de ciencias sociales y liderazgo, es un tributo al famoso equilibrista Karl Wallenda, quien murió trágicamente en 1978 después de caer de una cuerda floja durante una exposición en la ciudad de San Juan, Puerto Rico. Durante los tres meses previos al evento, el pensamiento de caer era lo único que Wallenda ocupaba en su mente. í‰l lo consideraba el más peligroso de sus paseos.

Durante los días anteriores supervisó personalmente todo el proceso de instalación de la cuerda, algo que nunca antes había hecho. Después del desafortunado accidente, su esposa señaló que Karl había dedicado toda su energía a nada más que a caminar sobre la cuerda. Es difícil saber qué estados emocionales albergaban la mente de Karl, pero probablemente el miedo y la ansiedad por la evaluación negativa del evento a llevar a cabo fueron los que más afectaron su toma de decisiones.

¿Cuándo aparece el factor Wallenda?

Cuando un líder o gerente tiene que tomar decisiones y sufre del efecto del factor Wallenda, se preocupa principalmente por las percepciones del resultado del evento. Tiene más que ver con juzgar el resultado de la acción y menos con juzgar la propia eficiencia de uno mismo. Es decir, algunos de ellos pueden estar muy seguros de sus propias habilidades, pero se rinden porque creen que sus esfuerzos no producirán ningún resultado. El efecto último de un exceso de nerviosismo o miedo es que introduce estímulos adicionales en el proceso de toma de decisiones de la dirección o de la empresa.

En las organizaciones el factor Wallenda se presenta cuando los individuos han identificado factores externos en su proceso productivo y son conscientes de una paradoja laboral: que un desempeño mínimo y un determinado nivel de productividad en el trabajo obtienen un salario fijo, pero que un desempeño superior no produce resultados monetarios superiores.

Esto es más recurrente en países con altos niveles inflacionarios como Venezuela, donde la motivación salarial ya no produce los efectos deseados en el aumento de la productividad laboral.

Otra manera de ver el factor Wallenda es enfocarse en los pensamientos positivos de las acciones. Investigadores de liderazgo y gurús Bennis, W. y Nanus B. en 1985 señalaron que: El efecto Wallenda también podría definirse como la capacidad de embarcarse en metas, de poner toda la energía en una tarea, de no mirar atrás y de tejer excusas para las acciones pasadas. El efecto Wallenda también podría definirse como la capacidad de embarcarse en metas, de poner toda la energía en una tarea, de no mirar atrás y de tejer excusas para las acciones pasadas.

Cuando se va a tomar una decisión o se va a llevar a cabo una determinada acción, si el sujeto centra su preocupación en los problemas, en las amenazas, en la posibilidad de fracaso; pierde la concentración y la energía que debe emplear en la ejecución del proceso, y muy probablemente los resultados que obtiene no serán los esperados.

La toma de decisiones es más emocional que racional

Goleman Daniel, en su libro de 1985 sobre Inteligencia Emocional, señala que El miedo, en la toma de decisiones, puede ser un estímulo para la búsqueda de mejores alternativas, frente a los peligros o amenazas que podemos anticipar. Pero, si se instala obsesivamente en la mente de la persona que decide, tiene un efecto paralizante, no sólo bloquea la capacidad de decidir, sino también de razonar y actuar. Líderes y gerentes que se dejan invadir por el miedo.

Quién era Wallenda

El efecto Wallenda, la toma de decisiones llamada así por los investigadores de ciencias sociales y liderazgo, es un tributo al famoso equilibrista Karl Wallenda, quien murió trágicamente en 1978 después de caer de una cuerda floja durante una exposición en la ciudad de San Juan, Puerto Rico. Durante los tres meses previos al evento, el pensamiento de caer era lo único que Wallenda ocupaba en su mente. í‰l lo consideraba el más peligroso de sus paseos.

Durante los días anteriores supervisó personalmente todo el proceso de instalación de la cuerda, algo que nunca antes había hecho.
Después del desafortunado accidente, su esposa señaló que Karl había dedicado toda su energía a nada más que a caminar sobre la cuerda. Es difícil saber qué estados emocionales albergaban la mente de Karl, pero probablemente el miedo y la ansiedad por la evaluación negativa del evento a llevar a cabo fueron los que más afectaron su toma de decisiones.

¿Cuándo aparece el factor Wallenda?

Cuando un líder o gerente tiene que tomar decisiones y sufre del efecto del factor Wallenda, se preocupa principalmente por las percepciones del resultado del evento.
Tiene más que ver con juzgar el resultado de la acción y menos con juzgar la propia eficiencia de uno mismo.
Es decir, algunos de ellos pueden estar muy seguros de sus propias habilidades, pero se rinden porque creen que sus esfuerzos no producirán ningún resultado. El efecto último de un exceso de nerviosismo o miedo es que introduce estímulos adicionales en el proceso de toma de decisiones de la dirección o de la empresa.

En las organizaciones el factor Wallenda se presenta cuando los individuos han identificado factores externos en su proceso productivo y son conscientes de una paradoja laboral: que un desempeño mínimo y un determinado nivel de productividad en el trabajo obtienen un salario fijo, pero que un desempeño superior no produce resultados monetarios superiores.

Esto es más recurrente en países con altos niveles inflacionarios como Venezuela, donde la motivación salarial ya no produce los efectos deseados en el aumento de la productividad laboral.

Cerrar menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies