Después del terremoto, viene la reconstrucción: la importancia de la resiliencia

Después del terremoto, viene la reconstrucción: la importancia de la resiliencia

Como extraña coincidencia, 32 años después, en la misma fecha, el pasado 19 de septiembre fuimos sacudidos una vez más por un terremoto en México que ha generado no sólo pérdidas materiales, sino sobre todo pérdidas humanas y fuertes emociones.

Para algunos, ha significado revivir lo que hace más de tres décadas. Para otros, que entonces eran muy pequeños o quizás ni siquiera habían nacido, este fenómeno es literalmente un choque brutal y abrupto, ya que los niños y los jóvenes se han ido y han dejado una profunda huella en las almas de todos. Me imagino el shock de sus padres, hermanos, abuelos, tías, tíos, amigos y gente que los conocía. No hay palabras para describir el profundo dolor que deben estar sintiendo ahora mismo.

Pero las consecuencias emocionales de este terremoto no sólo serán sufridas por aquellos que perdieron a sus familiares y amigos, sus hogares, sus cosas. Todos hemos sido afectados de una manera u otra. Esta adversidad es sin duda una dura prueba que tendremos que superar.

La resiliencia , definida como nuestra habilidad para superar la adversidad, será absolutamente necesaria en este momento. Será la única alternativa para seguir adelante. Pero, ¿cómo podemos ser resistentes ante lo que estamos viviendo hoy en día? He aquí algunas recomendaciones:

  • Date permiso para sentir tristeza, miedo, angustia, desesperación. Estas emociones son normales en este momento y no debes reprimirte. Permítete llorar.
  • Habla de todo lo que sientes y piensa en este momento. Hablar es una forma de liberar toda esa energía que se ha acumulado en las últimas horas.
  • Si puedes ayudar, hazlo. No se sienta obligado a ir a rescatar a la gente si no sabe cómo hacerlo, identifique mejor otra forma de ayudar: puede hacer donaciones, ir a centros de recolección o generar recursos para ayudar a otros a superar la crisis. Cualquiera que sea la opción que elijas, te hará sentir mejor.
  • Cuida de ti mismo. Este tipo de situación activa nuestro sistema de alerta interna y es probable que tengas insomnio, poco deseo de comer (o demasiado) o que experimentes síntomas como dolor, tensión muscular, taquicardia, etc. Técnicas de relajación, meditación y buenos hábitos son sus principales aliados en este momento.
  • Preservar la esperanza y el optimismo. Trate de ver este desafortunado evento dentro de una línea de tiempo. Como mexicanos, hemos demostrado que podemos avanzar y sin duda este será un pasaje de la historia que, aunque triste, nos fortalecerá como lo hizo hace 32 años.

El hombre nunca ha hecho un material tan resistente como el espíritu humano

Bernard Williams

Psic. Claudia Juárez

¿Te ha parecido curioso? ¡COMPÁRTELO!

Cerrar menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies