Cambia tu imagen y proyecta una gran seguridad de si mismo

Cambia tu imagen y proyecta una gran seguridad de si mismo

Desde hace algún tiempo, cuando empecé a formar gente en el maravilloso y fascinante mundo del lenguaje corporal, ya sean estudiantes de Coaching, programadores de Neurología Lingüística, líderes coaches, negociadores o supervisores, lo primero que hago es hacerles la siguiente y poderosa pregunta: ¿Y te ves a ti mismo como crees que te ves?

Con esta pregunta busco inducirlos a la reflexión y a la búsqueda de la autoconciencia sobre si su cuerpo proyecta la imagen que tienen en sus mentes sobre sí mismos. La respuesta en un gran porcentaje coincide en señalar que no hay coincidencia en la forma en que actúan con su cuerpo y en la forma en que creen que son percibidos por las personas que les rodean.

Cambiar para tener éxito

En el mundo actual, donde las actividades diarias y comerciales se realizan a un ritmo vertiginoso. La era global y sus nuevas generaciones han impuesto relaciones personales de corta duración y alto impacto. Atrás quedaron esos largos procesos para conocer al cliente o al líder. La inmediatez de las comunicaciones exige resultados inmediatos. Una persona segura de sí misma atrae más oportunidades que alguien que no lo es. Los que tienen confianza en sí mismos conocen sus habilidades y las exponen, mientras que los que no la tienen tendrán tantos temores que les impedirán demostrar sus virtudes.

Ser una persona segura puede abrirnos muchas puertas, desde conseguir un trabajo hasta emprender un proyecto sin miedo al fracaso. Incluso en los momentos más difíciles, la seguridad nos ayudará a levantarnos y llevar a cabo proyectos exitosos. En muchos casos, según mi experiencia después de haber realizado un número significativo de sesiones de coaching, y horas de entrenamiento muchas personas fracasan no por falta de habilidades cognitivas o físicas para el desempeño de alguna función sino porque no saben cómo comunicar y proyectar la seguridad de una persona conocedora o experta en un tema en particular.

¿Cómo se comunican las personas seguras?

Desde la Ontología del Lenguaje, el filósofo chileno Dr. Rafael Echeverría nos ha señalado que la comunicación es la danza entre el lenguaje y las emociones, para tener una comunicación que proyecte seguridad y confianza en uno mismo primero hay que saber identificar los estados emocionales, que son los desencadenantes emocionales y cómo afectan al cuerpo y a la mente. De esta manera, cada vez que escuchas palabras, frases en la voz de las personas que te causan algún tipo de incomodidad emocional, prepara tu reacción para evitar que tus propias emociones se manifiesten.

Es muy importante que tenga en cuenta el siguiente enfoque teórico que formule a partir de mi experiencia como coach: El lenguaje no verbal es el lenguaje de la mente inconsciente, es en mi opinión el lenguaje de la verdad emocional, es el lenguaje que comunica los estados emocionales de las personas. por lo tanto debes tener en tu mente una imagen de seguridad y confianza y la transmitirás.

¿Cómo convertirse en una persona segura?

Para lograr el objetivo de convertirse en una persona que transmite una sensación de poder y máxima seguridad al comunicarse con nosotros, debe realizar una combinación de técnicas:

El psicólogo francés í‰mile Coué señala que si repetimos “I am a safe person” varias veces al día, terminaremos creyéndolo y actuando como tal, porque la mente es capaz de producir una orden pre-condicionada cuando así lo requiera.

Si estamos seguros, transmitiremos ese sentimiento a los demás y ellos también terminarán creyéndolo. Desde nuestro cuerpo también podemos influir en la forma en que pensamos y, por lo tanto, en la forma en que hablamos. El psicólogo británico Richard Wiseman menciona que comportarse como si fuéramos felices y confiados es la manera correcta de empezar a ser felices y más confiados€.

Desde tu cuerpo, a través de movimientos corporales específicos también puedes transmitir a tu mente la información necesaria para ayudarte a construir esa seguridad que tanto anhelas. Veamos algunos de los que más recomiendo a mis estudiantes:

Realizar movimientos tácticos : Gestos tácticos: son aquellos que se usan para señalar o indicar algo. El más común y visible es el que se hace señalando con el dedo índice para designar alguna función a alguien, pero también se puede hacer este tipo de indicaciones con la mirada, la elevación de las cejas o incluso haciendo un breve movimiento con la cabeza para levantar el mentón.

2. Use sus manos : Uno de los mayores problemas para los oradores es qué hacer con sus manos cuando hablan frente a su audiencia. Acompañe sus palabras con movimientos suaves de la mano. Deja que bailen con tus palabras. Nunca haga movimientos que parezcan más rápidos que sus palabras.

3. Gestos de microexpresiones faciales : Los gestos que hacemos con nuestra cara son parte esencial del lenguaje corporal, ya que dan lugar a una miríada de malas interpretaciones. Cuando no entendemos un tema podemos darlo a conocer, por ejemplo, abrir demasiado los ojos es un signo de que no estamos entendiendo, cerrar los labios con fuerza transmite tensión o que tratamos de mantener el control sobre nosotros mismos.

4. Brazos cruzados: A menos que esté en un lugar donde la temperatura sea demasiado baja para usted y el frío lo haga temblar, nunca cruce los brazos para hablar con otra persona, y mucho menos para cerrar los puños.

Saludo : Es un valioso estándar de cortesía y denota mucha confianza en sí mismo, cuando llegas a un lugar es esencial saludar a todos los presentes, los conozcas o no. Acércate, preséntate y ofréceles tu mano, y de aquellos que ya conoces, llámalos por su nombre de pila que les abrirá de par en par la puerta de su mente para recibir tu mensaje.

6. Cuando se sienta debe mantener una postura erguida, con los hombros levantados, puede tener las piernas cruzadas o no, ya que se siente más cómodo y con la mirada hacia su interlocutor principal esto transmitirá seguridad. Por el contrario, mirar al suelo o agachar los hombros te hará parecer una persona que no cree en sí misma. Esta es una técnica infalible.

7. Cuando está conversando y la duda hace su aparición en las montañas de su mente, no deje que se extienda, porque gestos tales como rascarse la cabeza, poner los dedos cerca de la ciencia€. Lo mejor contra la duda y la incredulidad es utilizar la herramienta de coaching más importante La Pregunta Poderosa€ y preguntar lo que quiere saber.

8. Si por cosas del Dios supremo, o por razones médicas tienes algún tipo de tic nervioso que hace que alguna parte de tu cuerpo se mueva involuntariamente o tienes el hábito de comerte las uñas o cualquier otra cosa similar, es mejor declararlo a tu audiencia en lugar de tratar de ocultarlo.

Espero que estas recomendaciones plasmadas en esta corta línea te ayuden a convertirte en la persona que proyecta la confianza y la autoconfianza que tanto deseas tener, en mis talleres de lenguaje corporal o a través de sesiones de coaching personal podrás adquirir más y valiosos conocimientos para cambiar tu imagen.

Norberto Peña Quintero

¿Te ha parecido curioso? ¡COMPÁRTELO!

Cerrar menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies